Google Ads

 

Google Ads mató a la publicidad tradicional

Allá por el siglo XIX, comenzó lo que hoy llamamos publicidad, en forma de carteles y anuncios en prensa y de aquella época aún podemos destacar el estilismo y la imaginación que los artistas ponían en la creación de estos pasquines. Y como ya sabes, el entorno publicitario ha evolucionado mucho, tanto, que nunca antes podríamos haber imaginado las posibilidades que tenemos hoy en día con Google Ads.

Hace un siglo, si tenías una empresa, como por ejemplo una clínica dental, tus únicas fórmulas de promoción se reducían a la creación de carteles y los clasificados en la prensa local, para lo que era necesario además un presupuesto considerable. Sin embargo, hoy en día, puedes poner un anuncio de tu clínica en Google para que solo lo vean los que necesiten tus servicios y pagar un coste muy reducido en comparación. Sin contar con las posibilidades de que parecerá a mucha gente gracias a que los anuncios de Google Ads se muestran en dispositivos móviles, en el mapa de google, en YouTube y en el resto de herramientas que veremos más adelante.

Con este simple ejemplo, podemos ver muy claramente la enorme transformación de la publicidad en los últimos 20 años y cómo, el marketing online, la publicidad en Google Ads y los smartphones han contribuido al escenario actual donde las posibilidades son casi infinitas.

La revolución del PPC con Google Ads

Podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que la gran revolución publicitaria online, llegó con el pago por clic de enlaces patrocinados, desarrollado por Bill Gross en 1998.

Hasta entonces, las empresas tan solo disponían de 3 medios publicitarios para hacer llegar sus productos al gran público: la televisión, la radio y la prensa. Luego llegó internet y todo cambió.

Era 1999 y los fundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, estaban buscando una fórmula que les ayudará a monetizar su joven buscador, que cada día era más utilizado. Se toparon con Bill Gross y su buscador GoTo.com, que fué el primero en mostrar anuncios patrocinados. Para hacer la historia más corta, diremos que los chicos de Google vieron la posibilidad de mejorar exponencialmente el sistema de anuncios patrocinados en su buscador, añadiendo un buen número de mejoras para que los usuario sy los anunciantes tuvieran buenos resultados, cosa que hasta entonces no se había hecho nunca.

Así nació Google AdWords, también conocido como Google Ads, la herramienta que nos permite a millones de anunciantes obtener la visibilidad que queramos y así obtener los clientes que necesitemos.

¿Por qué Google AdWords es la plataforma publicitaria más poderosa jamás creada?

No exageramos cuando decimos que Adwords es la herramienta de publicidad online más potente que existe. A día de hoy podemos decir que está superando con creces a los medios tradicionales como la TV, la radio y la prensa.

Las búsquedas en Google no han parado de subir desde su creación y nesto no es una excepción en los smartphones. Google Ads está también en tu móvil.

Google domina el mercado de las búsquedas en internet, y por eso domina el escenario publicitario actual. Tanto es así que se realizan más de 50.000 búsquedas cada segundo en Google.

La ventaja principal de Google Adwords frente a los otros medios publicitarios tradicionales, es su eficacia, los costes y el foco de la plataforma en los resultados de sus anunciantes y usuarios. Y por supuesto, la posibilidad de encontrar al usuario, donde quiera que esté, cuando utilice su móvil.

 

El interés del usuario nunca se había tenido en cuenta

Los medios de publicidad tradicional, utilizan la estrategia “push” o de empuje en la que lanzan anuncios a un gran número de usuarios, lectores, televidentes, etc, con la esperanza de llamar su atención o dejar grabado su mensaje en la mente de sus posibles clientes. Por otro lado, Google Ads utiliza una estrategia mucho más inocua para el usuario, basada en sus intereses, ya que los anuncios de AdWords solo se muestran a usuarios que buscan ciertos productos o servicios, lo que demuestra que tienen cierta disposición en obtenerlo.

La publicidad de Google no solo sirve a sus anunciantes, también sirve a sus usuarios, cosa que nunca ha ocurrido en los medios tradicionales.

Segmentación de audiencias

Este es otro punto a favor de Google Ads, ya que no solo podemos llegar a usuarios interesados que están buscando productos o servicios, también podemos usar la segmentación para localizar y poner nuestros anuncios en ubicaciones específicas, programar horarios en los que se muestran nuestros anuncios, segmentar por dispositivos, y un largo etcétera de posibilidades, de manera que podamos casi dar en la diana y conseguir llegar a nuestro usuario ideal.

Mientras que en los medios tradicionales, es bastante difícil conseguir llegar a tu público objetivo de una manera tan acertada. Si tomamos como ejemplo, un periódico, este se distribuye a una audiencia muy amplia, la única posibilidad de segmentar un poco más, sería colocar nuestro anuncio en una sección determinada o en una publicación concreta de un nicho de mercado. En cualquier caso, seguiremos teniendo la desventaja del precio o de que los lectores no sean clientes potenciales.

Con la publicidad en televisión tenemos el mismo ejemplo, costes de producción y de emisión enormes y un muy bajo retorno de la inversión. Sin embargo, Google Adwords nos ofrece YouTube, que es la nueva alternativa publicitaria a la TV y que nos permite poner anuncios de vídeo in-stream dentro de vídeos segmentados por audiencias, temáticas, intereses, palabras clave o incluso por ubicaciones concretas, y además da la posibilidad al usuario a saltar dicho anuncio o spot si no quiere verlo, o no le resulta interesante. Pero lo que todavía resulta más alucinante, es que no pagaremos por los anuncios que no se vean. Esto es algo inaudito en la televisión.

Costes por clic o por clientes

Como ya hemos mencionado, los costes publicitarios en los medios tradicionales se fijan por varios factores como el tamaño de la audiencia, el tipo de publicación, programa, franja horaria, etc, y suelen ser costes fijos. Esto significa que tu inversión publicitaria se paga en función del medio y no de la demanda del mercado.

Pero hay un factor notablemente negativo en la publicidad clásica que podríamos llamar “Paga y reza para que funcione”. Esto quiere decir que una vez hemos invertido en un anuncio y este se publica o se emite, a partir de ahí, no tenemos ningún control sobre nuestra publicidad y no podemos tomar ninguna decisión si la situación lo requiere. Cosa que sí podemos hacer con nuestras campañas en Google Ads, donde tenemos todo el control en tiempo real. Es decir, si vemos que un anuncio no está dando los resultados esperados, lo podemos cambiar o eliminar e incluso realizar los cambios que sean necesarios en la configuración de nuestras campañas publicitarias. Todo un logro, que está ahorrando millones de euros a los anunciantes.

Con AdWords, nuestro presupuesto diario, está limitado a nuestro antojo o mejor dicho, a nuestro plan de marketing, aunque podemos cambiarlo cuando lo deseemos. Además también podremos jugar con los costes por clic ya que tenemos todo el control de nuestra publicidad con tan solo hacer unos cambios en nuestra cuenta de Adwords.

¿Te imaginas que se pudiera poner un anuncio en un periódico y solo pagar cuando alguien vaya a la página de nuestro anuncio, lo lea y nos llame? Así es como funciona con Google Ads.

 

Cada clic en nuestros anuncios de google, es un posible cliente, así que estamos invirtiendo en compradores reales y si hacemos bien nuestros cálculos, nuestra publicidad en Google Ads será rentable al 100%.

ROI (Return Of Investment)

En la publicidad tradicional, medir los resultados, es una tarea complicada por no decir imposible. Como mucho, se sabe lo que se gasta o invierte pero no se puede contabilizar el retorno de la inversión realizada.

Hay una frase famosa de John Wanamaker, un pionero del marketing que dice así: “La mitad del dinero que invierto en publicidad es inútil, el problema es que no sé, qué mitad es”. Esto nos explica cómo se invierte en publicidad en los medios del siglo pasado, un poco a ciegas, aunque funcione.

Sin embargo, en Google Adwords, tenemos toda la información de los clics, cuánta gente ha entrado en nuestro sitio web o ecommerce, qué páginas han visitado y si han comprado o no. También sabemos cuánto nos cuesta un cliente que compra un producto o nos llama por teléfono y cuántos clics nos ha supuesto.

En definitiva, calcular el retorno de una campaña de AdWords, es bien sencillo. Por ejemplo, si hemos gastado 100€ en clics y hemos tenido 5 ventas con un beneficio de 400€, nuestro ROI será el 300% utilizando esta fórmula:

ROI = ( (beneficios) – Cantidad invertida inicial) / Cantidad invertida inicial) ) × 100

No hay duda de que Google Ads es la mejor y más fiable forma para hacer publicidad online. Nos ofrece tantas ventajas y beneficios que nos pone muy fácil olvidar a los medios tradicionales, de hecho, cada día se utilizan menos y las empresas se gastan cada vez más sus presupuestos en publicidad online en google. Esto no significa que la publicidad clásica vaya a desaparecer, simplemente se irá transformado poco a poco o quedará obsoleta.

Nosotros somos unos fans de Google AdWords, nos encanta como funciona y las posibilidades que ofrece a nuestros clientes. Te invitamos a que lo pruebes con nosotros con una auditoría gratuita de tu negocio. Si quieres resultados, ¡no lo dudes!